Prótesis

Prótesis

Son tratamientos para reponer los dientes o muelas ausentes con el fin de mejorar la masticación, el habla y la estética. Aunque hay múltiples causas por las que pueden perderse piezas dentales, las más comunes son la caries y la enfermedad periodontal; otras causas son los traumatismos y las tumoraciones. Existen dos tipos de prótesis, fija y removible.

  • Las prótesis removibles son aquellas que el paciente puede sacar de la boca cuando lo requiere. Pueden ser prótesis parciales, que solo reemplazan una parte de los dientes perdidos, o prótesis completas, si reemplazan la totalidad de los dientes. Generalmente están confeccionadas con una base de metal y acrílico (prótesis esqueléticas) o únicamente de acrílico (prótesis acrílicas). Para su realización se tomaran medidas y se harán una serie de pruebas para que el laboratorio nos confeccione una prótesis removible a medida. Esté tipo de prótesis suelen llevar un tiempo de adaptación, en el que suele requerirse de visitas a la clínica para retocar la prótesis en caso de que le haga pequeñas rozaduras.

protesis-removible

  • Las prótesis fijas son aquellas que no pueden ser retiradas por el paciente, estando adheridas y soportadas por pilares como los propios dientes. Pueden ser coronas unitarias (fundas) o coronas múltiples (puente). En ambos casos se realiza un tallado de las piezas dentales sobre las que iran cementadas las coronas, se toman impresiones y registros de mordida y se envía a un laboratorio prótesico donde confeccionaran la prótesis fija.

protesis-fija

Consejos y recomendaciones

Es aconsejable realizar la higiene bucal, tanto de dientes naturales como de prótesis, después de cada comida y fundamentalmente antes de acostarse. Esta limpieza debe realizarse con pasta dentífrica y un cepillo dental en buenas condiciones.

Para las coronas (fundas), puentes y la encía, se pasará la seda dental. Si los espacios son grandes se utilizarán cepillos interdentales. Finalmente puede utilizarse un irrigador bucal con o sin colutorio.

En el caso de las prótesis removibles conviene hacer la limpieza fuera de la boca, al menos una vez al día, utilizando un cepillo especial para este tipo de prótesis y jabón neutro, aclarándola bien con agua. Durante la noche es recomendable quitársela para que las encías descansen y guardarla en una caja especial, siempre bien seca.