Los implantes dentales son unos “tornillos” de titanio que se fijan al hueso con la función principal de “crear” unas raices artificiales a las que anclar posteriormente unas prótesis fijas atornilladas o cementadas, evitando la necesidad de tallar dientes adyacentes sanos. Con los implantes se pueden reponer coronas unitarias, puentes de múltiples coronas o prótesis removibles, las cuales tienen mayor retención, a pesar de seguir siendo removibles.

La intervención se realiza generalmente bajo anestesia local y de forma ambulatoria, es rápida e indolora, pudiendo colocarse una prótesis provisional. Posteriormente, pasado un periodo de integración, se realiza la prótesis definitiva. El postoperatorio es generalmente muy bien tolerado, permitiendo al paciente reanudar rápidamente su vida normal.

Un implante consta de:

  • Cuerpo del implante: es el “tornillo” propiamente dicho, fabricado en su totalidad de titano. Tiene forma cilíndrica, imitando la raíz del diente.
  • Tornillo de cierre: es el tornillo que se coloca durante la primera fase de la cirugía, para evitar el crecimiento de tejidos en el interior del implante.
  • Pilar de cicatrización: tras haberse producido la osteointegración se realiza la segunda fase quirúrgica, en la que se desenrosca y retira el tornillo de cierre y se enrosca el pilar de cicatrización, cuya función es prolongar el cuerpo del implante sobre los tejidos blandos, y permitir la unión de la mucosa gingival al módulo de la cresta, dando así lugar al sellado gingival.
  • Corona: es la parte que reemplaza a la corona natural del diente.

implante

 

Consejos y recomendaciones

Los implantes dentales se pueden utilizar en personas de todas las edades, una vez completado el desarrollo (en los jóvenes, normalmente a partir de los dieciséis años en las mujeres y dieciocho en los hombres), siempre y cuando el soporte óseo sea suficiente y los tejidos periodontales no se vean afectados seriamente. La mayoría de personas saludables que llevan una buena higiene bucal son candidatos para este tipo de tratamiento. En las ocasiones en las que la cantidad de hueso se vea comprometida, se puede complementar la colocación de implantes con técnicas de cirugía como la elevación de seno o injertos de hueso.

El éxito de los implantes dependen en gran medida de la capacidad del paciente para mantener unos buenos hábitos de cepillado e higiene bucodental. Por lo general el dentista le indicará el plan de limpieza adecuado para cuidar sus implantes dentales.