Embarazo y salud bucal

Embarazo y salud bucal

El embarazo es un periodo que abarca unas 37-40 semanas y que implica una serie de cambios fisiológicos y hormonales en el organismo de la mujer. Estos cambios pueden repercutir a nivel oral, aunque un cuidado adecuado y el refuerzo de los hábitos de higiene bucodental contribuyen a su prevención.

Si que es cierto que existe un mayor riesgo de descalcificación del esmalte de los dientes, así como de caries y gingivitis. Sin embargo, son factores que si se controlan adecuadamente, se realizan revisiones y se siguen unas medidas de higiene no tienen porque ocasionar problemas, por lo que ese dicho popular de “por cada embarazo un diente” es falso.

 

Pero, ¿Por qué pueden aparecer esos problemas?

Durante el primer trimestre se pueden producir, los tan indeseados, vómitos o nauseas, y los cambios hormonales pueden provocar una disminución de la salivación (xerostomía);  lo que junto a los ácidos del estómagos son los encargados se desmineralizar el esmalte, pudiendo provocar desgastes e incluso caries, si no se tiene una correcta higiene. Lo más recomendable es enjuagarse la boca después de cada vómito.

El sangrado y la inflamación de encías suele aparecer por un aumento del volumen sanguíneo en los tejidos. La aparición de gingivitis suele aparecer a partir del segundo mes de embarazo, agravandose según vaya avanzando la gestación, hasta el tercer trimestre, en el que, en ocasiones, puede aparecer una lesión abultada en la encía llamada “granuloma del embarazo”. Todos estos problemas, desaparecen tras el parto.

En ocasiones, las gestantes pueden notar cierto grado de movilidad dental provocado por el aumento de la elasticidad que se produce en los ligamentos.

El cambio de hábitos dietéticos y/o de horario, sobre todo, cuando el embarazo ya está en los últimos meses puede provocar caries, ya que se suele comer alimentos con más cantidad de azúcar o comer entre horas.

 

Y, ¿Cómo puedo prevenir esos problemas?

Lo primero y ante todo, es seguir una dieta equilibrada y tener una higiene excepcional. Se recomienda el uso de pastas específicas para las encías, que contengan CPC, un antiséptico seguro y eficaz en embarazadas.

 

Y lo siguiente a tener es que, si se diera la necesidad de tener que realizar un tratamiento dental, hay que saber que no está contraindicado. Lo más importante es avisar siempre a su dentista, el cuál, y en caso de necesidad de tratamiento, realizara una interconsulta con su médico. En el primer trimestre se realizarán solo tratamientos de urgencia.

En caso de precisar algún tratamiento, el momento de actuar será a partir del segundo trimestre de embarazo, ya que no supone ningún problema para el embarazo el uso de anestésicos locales, pero siempre intentando evitar el uso de antibióticos como son las tetraciclinas o el uso de radiografías, en la medida de lo posible. Y por último, en el tercer trimestre, se evitaran tratamientos largos, ya que la madre podría

estar incómoda si esta tumbada por largos periodos de tiempo, aunque en caso de necesitar realizar algún tratamiento, no está contraindicado, el odontólogo la colocara en una posición en la que en vientre no dificulte el retorno venoso.

 

 

Aquí os dejamos la guía “Salud oral y embarazo” que nos recuerda la importancia del cuidado bucal si estás embarazada. En ella se incluyen una serie de recomendaciones y cuidados especiales para asegurar la adecuada salud de las mujeres durante los meses de embarazo y después del parto.

 

1 Comentario

  • Vernon Posted 27 junio, 2018 2:07 pm

    Un excelente artículo y muy recomendable. Saludos

Añade un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: