CLORHEXIDINA

CLORHEXIDINA
La clorhexidina se considera el antiséptico bucal gold standard en el tratamiento coadyuvante de las enfermedades de las encías, como son la gingivitis o la periodontitis.

Es una antiséptico con principios activos terapéuticos utilizado principalmente para la prevención y tratamiento de afecciones bucales ya que tiene efectos bactericidas, antimicrobianos y fungicidas.

Es un antiséptico de indicación profesional, por lo que nunca debe de administrarse por iniciativa propia, ya que un uso inadecuado de ésta puede ocasionar agresiones bucales, tanto a nivel de las mucosas como a nivel de la flora bacteriana beneficiosa para la cavidad bucal.

Las presentaciones más típicas de la clorhexidina en odontología son colutorios en concentraciones de alrededor del que pueden ir desde el 0’2%-0’05%, siendo el 0’12% la concentración mas habitual, aunque también se utiliza en forma de gel, de espray y de pastas dentales.

 

¿Cómo funciona la clorhexidina?

En el momento de aplicación, que hay una alta concentración, es bactericida y posteriormente, la clorhexidina que está fijada a las mucosas y se va liberando en menor concentración es bacteriostática.

Además del efecto antimicrobiano, es muy importante el efecto antiplaca, ya que tiene una triple efecto, por un lado, impide la formación de biofilm y si éste ya se ha formado, impide la adsorción de  las bacterias, por lo que facilita la eliminación del biofilm.

El tratamiento suele durar 14 días y requiere enjuagarse la boca con 15 ml del colutorio, sin rebajarlo con agua, durante 30 segundos, dos veces al día. No es recomendable el uso prolongado de dichos productos, ya que puede conllevar una seria de problemas o alteraciones, tales como:
– Manchas extríncesas de los dientes, que se pueden remover fácilmente con una profilaxis dental.
– Lesiones dolorosas, descamativas en la mucosa oral puede estar asociada con la sensación de ardor especialmente si está combinada con alcohol (que no son recomendables, pero que existen
en varias presentaciones comerciales como el Listerine).
– Deterioro de la sensación del gusto.
-En raras ocasiones, hinchazón de las parótidas, debido a la mecánica obstrucción del conducto parotídeo

 

En definitiva, la clorhexidina es el colutorio más eficaz, pero también con el que debemos tener más precauciones. No en vano, hay otros antisépticos que también pueden usarse si el dentista lo considera oportuno, como son el Triclosán o la Hexetidina.

Añade un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: