¿Aftas bucales?

¿Aftas bucales?

Seguro que en más de una ocasión hemos tenido molestias en la boca por causa de alguna llaga que aparece y que nos escuece durante días. Esta afección es más común de lo que pensamos y es lo que se conoce como aftas, éstas aparecen de manera inesperada en nuestra boca para quedarse durante unos días, causan mucho dolor, y según aparecen se van sin dejar rastro. Por este motivo queremos en esta ocasión detenernos en esta afección y saber un poco más sobre ella.

Un afta es una úlcera superficial dolorosa en la boca, son de color blanco o amarillo y están rodeadas por un área roja y brillante y suelen ser recurrentes, pero no contagiosas. Normalmente aparecen en la parte interna de la boca o de los labios y en la lengua, aunque también pueden en el suelo de la boca o incluso en el paladar.

En general no suponen un riesgo grave para nuestra salud, ni guardan relación con los herpes labiales a los que popularmente se las asocia. Es muy común confundirlos, sin embargo es esencial saber diferenciarlos, porque aun que la clínica de ambos es similar, los herpes son ampollas que aparecen en la parte exterior de la boca y son muy contagiosos porque están producidos por el virus del herpes simple (VHS).

A  menudo, la presencia de estas lesiones se asocia a una higiene deficiente, pero la falta de higiene bucal no tiene por qué ser la principal causa de que aparezcan aftas. Hay varios motivos que propician que se produzcan las úlceras en la boca:

  • Infecciones
  • Defensas bajas
  • Déficit de vitaminas
  • Reflujo gastroesofágico
  • Estrés
  • Traumatismos o mordiscos
  • Irritación
  • Deshidratación
  • Medicamentos
  • Prótesis o aparatos bucales
  • Tratamientos bucales (dentista)

Una vez que sabemos las posibles causas por las que se producen las llagas en la boca, solo hay que procurar una serie de cuidados para evitar que las aftas hagan acto de presencia. Es necesario mantener una dieta equilibrada en la que abunden los minerales y las vitaminas, así como asegurar una correcta hidratación para mantener unos tejidos bucales saludables y ni que decir que mantener una correcta higiene es esencial para ello. También es importante no llevarnos objetos a la boca, ni mordisquear las partes blandas de la boca, como pueden ser labios y/o lengua.

 

¿Cuándo debo consultar al dentista?

Sería necesario recurrir al dentista cuando:

  • El afta es grande, de un tamaño poco habitual.
  • Tarda más de tres semanas en curar.
  • Vuelve a aparecer después de su cicatrización.
  • Presenta señales de infección.
  • Hay síntomas como pérdida de peso o del apetito, fiebre, etc.

 

 

Añade un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: